1_ Como funciona la electrólisis salina.

Para producir el desinfectante necesitamos obtener una concentración de sal, que dependerá del equipo elegido. Cuando el agua salada pasa por los electrodos, la sal se transforma en hipoclorito sódico, un desinfectante que destruirá los patógenos, las bacterias y las algas presentes en el agua. Lentamente el desinfectante se vuelve a transformar en sal cerrándose el ciclo.

2_ Concentración de sal en el agua.

La cantidad de sal es pequeña en comparación con el agua de mar. No notará un sabor de agua salada, ni un olor a agua marina. La concentración de sal necesaria va desde los 0,5 a 1 gramos de los modelos Low salt hasta los 2 a 6 gramos de los modelos estándar. Una concentración normal de sal de 4 gramos/litro, se obtiene echando a la piscina 4 kilos de sal por cada metro cúbico de agua que contenga. Esto es 8 veces menos que la concentración de agua de mar que es de media 35 gr./l. La sal no se pierde salvo en los lavados del filtro o si vaciamos agua de la piscina.

3_ Ventajas de la cloración salina.

- Bienestar y salud: Evita el la irritación de los ojos y la piel: evita trastornos en los ojos y la piel que las personas sensibles sufren con el uso de cloro tradicional. - Automatización total de la desinfección de la piscina: instalando una electrólisis de sal junto a un regulador de pH, nos olvidamos de cargar bidones de cloro y de hacer mediciones de acidez. - Evitamos manipular un producto peligroso como el cloro y tener un lugar adecuado para su almacenamiento. - Las abejas y avispas no son atraídas por el agua salada. - Mejor aspecto visual y al tacto del agua de al piscina. - Ecológico: evitamos el uso de componentes químicos. Respeta el medio ambiente.

4_ Instalación de una electrólisis de sal.

Se puede instalar un clorador salino en cualquier piscina, hay modelos para cualquier tamaño y necesidades. Para la correcta elección de su equipo es mejor que contacte con un especialista, en www.pepepool.com puede recibir asesoramiento profesional sin compromiso. El nivel de producción dependerá no sólo del volumen de agua de su piscina, si no también del clima, el número de bañistas y las horas de filtración. Su instalación es sencilla y adaptable a cualquier instalación. El mantenimiento es mínimo, necesita añadir sal despues de algunos lavados del filtro o vaciar parte de la piscina. La célula se debderá de cambiar después de varios ños de uso.